Agrandar imagen | Ver tamaño original
Esta casa típica del Gard, enclavada entre la vegetación y la ladera, se encuentra en un lote que ha sido separado en tres niveles de terrazas, todas contenidas por muros de piedra. La extensión añadida a esta casa, que hasta hace poco tiempo sólo sirvió como segunda residencia, tuvo que permitir a Benoît y a Roselyne acoger a sus hijos, nietos y amigos. Un volumen de hormigón monolítico y escultórico surge de este paisaje de vegetación y piedra caliza, resonando con el genio de este lugar, una antigua cantera. Este volumen ha sido diseñado para permitir que la interacción de luz y sombra revele su forma facetada y afirmara su presencia y aspecto contemporáneo sin negar su parentesco con la casa a la que se une. Al igual que la casa de campo existente, la extensión se presenta en dos estructuras principales, contiguas; la primera, en forma de cuadrado, de aproximadamente 5 metros por 6 metros (dentro de la gama de dimensiones actuales para las pequeñas casas de campo en esta región, la segunda, es rectangular y en un solo nivel. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir