Agrandar imagen | Ver tamaño original
El Hartza (Oso en euskera), regentado por las Hermanas Arza, fue uno de los templos gastronómicos de Pamplona hasta su cierre por jubilación en el año 2008. Muchos restauradores consolidados se han interesado por el local, situado en el casco histórico de Pamplona. Sin embargo las hermanas Arza eligen al restaurante de Jesús Iñigo para trasladarle el legado. La Cocina de Jesús es muy diferente, pero la admiración es mutua. Nos encarga la remodelación del local con un requerimiento, mostrar el carácter de su restaurante desde el respeto al antiguo Hartza.   Una imponente estructura de madera, alterada con sub-niveles y espacios de medias y dobles alturas secuencia un único espacio fragmentado dando lugar a comedores de diferentes privacidades. La decoración está resuelta con maderas oscuras y con la sobriedad doméstica de un caserío popular.  Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir