Agrandar imagen | Ver tamaño original
El lugar es un condominio de casas de playa 90 km al sur de Lima, compuesto por lotes “mellizos” dispuestos sobre una explanada al borde del mar. Debido al aparejamiento, los lotes o parcelas poseen tres frentes libres y uno ciego que es medianera. La casa se articula a partir de la circulación exterior (escalera) y un patio-jardín central. La escalera se despliega a manera de envolvente ascendente a lo largo de los tres frentes libres, no se ha concebido sólo como un elemento de conexión vertical, sino también como un recorrido que genera relaciones horizontales entre los espacios. La esencia del proyecto radica en la experimentación con el recorrido y los límites espaciales. El recorrido es el protagonista, se integra a los límites-bordes generando relaciones de continuidad en las direcciones y trayectorias. El trazado plantea la transición entre la circulación-preámbulo, el ingreso-umbral y el espacio-ambiente lo más fluida posible, casi etérea. La casa no es una suma de ambientes, sino un solo ambiente que se transforma mientras se va recorriendo. Esta transformación o transición de espacios de circulación hacia espacios de estar y viceversa, está determinada por planos verticales y horizontales cuyas direcciones integran un análisis de visuales, de sensaciones espaciales, de límites contenedores, de función y de estética. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir