Agrandar imagen | Ver tamaño original
Esta casa es respuesta a un programa arquitectónico para una pareja después que los hijos ya no viven en la casa.  La casa se plantea a la inversa. El espacio propio es el más público. La casa se voltea hacia el costado del frente, hacia el norte, con mejores condiciones por el clima difícil de esta región. La casa se desarrolla a manera de una gran terraza, en una serie de espacios continuos en donde un núcleo central de servicios los articula, y buscando que los vientos dominantes del sur-oriente y nor-oriente atraviesen todos los espacios habitables. Estos espacios habitables son continuos, abiertos, con muros móviles de madera que permiten reconfigurar el espacio en múltiples maneras, ya sea ligeramente, parcialmente o totalmente, logrando distintas configuraciones espaciales, dependiendo de los diferentes acomodos de los muros, ya sea ligando dos, tres o varios espacios, o separando todos entre sí. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir