Agrandar imagen | Ver tamaño original
La mejor forma de conocer a un arquitecto es conocer sus proyectos, ellos hablan por nosotros, nos desenmascaran, son un espejo de lo que somos cuando la obra es honesta. Hay algo detrás de la cueva que habla de lo que soy, esa forma de un cubo cerrado que busca ocultarse del mundo, pero mostrando aberturas que exhiben la contradicción, quizás no quiero permanecer apartado del mundo, esas grietas angostas evidencian una característica del hombre, el pequeño anhelo por ser conocidos y amados. El terreno se ubica dentro de la Zona metropolitana de Guadalajara, en uno de muchos condominios privados delimitados por grandes muros, consecuencia de un aumento de la inseguridad en México. Es esta dualidad entre una ciudad caótica y la búsqueda del aislamiento y el refugio, lo que genera una Arquitectura Introspectiva. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir