El sitio web de arquitectura más leído en español
i

Regístrate ahora y empieza a guardar tus proyectos y fotos favoritas, organizados a tu modo.

Regístrate ahora y guarda el contenido de ArchDaily

i

Encuentra los mejores productos para tus proyectos en nuestro catálogo de productos.

Revisa el catálogo de productos.

i

Instala la extensión de Chrome de ArchDaily y encuentra inspiración en cada ventana de tu navegador. Descárgalo aquí »

i

En todo el mundo, arquitectos están encontrando maneras geniales para reutilizar edificios antiguos. Haz clic aquí para ver las mejores remodelaciones.

¿Quieres ver los mejores proyectos de remodelación? Haz clic aquí.

i

Navega a través de edificios inspiradores con nuestra selección de videos en 360. Haz clic aquí.

Revisa nuestros inspiradores videos en 360​. Haz clic aquí.

Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos
Navega entre artículos utilizando tu teclado
  1. ArchDaily
  2. Noticias
  3. En Jalisco, México: Prototipo para INFONAVIT, por ZD+A e Iñaki Echeverría

En Jalisco, México: Prototipo para INFONAVIT, por ZD+A e Iñaki Echeverría

En Jalisco, México: Prototipo para INFONAVIT, por ZD+A e Iñaki Echeverría
En Jalisco, México: Prototipo para INFONAVIT, por ZD+A e Iñaki Echeverría, Cortesía de ZD+A
Cortesía de ZD+A

El ejercicio 'Del Territorio al Habitante', organizado por el Centro de Investigación para el Desarrollo Sostenible (CIDS) del Infonavit, busca responder a las necesidades culturales, sociales, ambientales, espaciales y funcionales para el desarrollo de soluciones habitacionales diferenciadas por localidad y bioclima para la vivienda de autoproducción asistida. El objetivo primordial de esta investigación es establecer los procesos normativos, conceptuales y arquitectónicos que se pueden utilizar en la realización de este tipo de viviendas.

Para el siguiente proyecto, el CIDS invitó al estudio mexicano ZD+A en colaboración con Iñaki Echeverría a realizar una propuesta para el Prototipo de Vivienda Social de Autoproducción Asistida para el municipio de Tala, en Jalisco, México. A continuación, la descripción de los arquitectos:

Cortesía de ZD+A
Cortesía de ZD+A

Por más de treinta años, en México se ha seguido un modelo de vivienda social que prioriza la construcción de un mayor número de viviendas por el menor costo posible, dejando de lado que el principal propósito de estos desarrollos es integrar comunidades: crear cuidad.

La ciudad funge como el más importante pilar de la sociedad en cuanto a innovación, desarrollo y crecimiento económico se refiere. Su infraestructura facilita servicios básicos como vivienda, educación, salud pública, transporte y cultura. Es decir, propicia determinados estándares de vida casi imposibles de alcanzar en otros contextos. Esto ha provocado una progresiva migración que ha impactado en el crecimiento descontrolado de las metrópolis, sin considerar que su territorio es un recurso finito y debe tratarse como tal.

El reto de poder integrar cada vez a más personas llevó a la creación de modelos de «refugio» social que dejan de lado factores fundamentales para el desarrollo íntegro de sus habitantes. Con el fin de reducir al máximo la inversión, se crean en serie espacios mínimos de vivienda en las periferias de las ciudades, lejos de cualquier fuente de trabajo y con acceso complicado a los servicios más básicos. Por otro lado, estos modelos, malentendiendo la economía de los proyectos, se han olvidado por completo de un elemento esencial para generar una buena calidad de vida: la belleza. El diseño arquitectónico ha quedado relegado en los procesos de planeación y desarrollo de los conjuntos de vivienda, y con éste la consideración de que el ser humano actúa diferente cuando su entorno le resulta bello y satisfactorio; de que un contexto agradable no sólo genera felicidad, también crea un vínculo mucho más arraigado con el hogar.

Cortesía de ZD+A
Cortesía de ZD+A

Las dinámicas generadas por estos desarrollos son desalentadoras. Los largos trayectos que sus habitantes realizan para llegar y regresar de sus trabajos y escuelas sin una infraestructura de transporte público que lo facilite, va mermando la asistencia escolar hasta el abandono, y desgasta la vida familiar con pocas horas de convivencia. Por otro lado, la falta de áreas y opciones de esparcimiento provocan importantes brotes delictivos y de violencia en el ya vulnerable tejido social. Así, el nivel de calidad de vida queda confinado al fracaso, y aunado a las altísimas tasas de interés que los habitantes deben de pagar por una propiedad sin plusvalía real, resulta en el abandono parcial o definitivo de las casas: un fracaso absoluto del modelo de vivienda de Estado.

La vivienda es un derecho, y por ello, una responsabilidad del Estado. Será la forma en que se planeen los conjuntos de interés social en el futuro que determinará, en gran medida, la participación positiva de sus habitantes en la comunidad y un sentido de pertenencia mucho más sólido. Es momento de que la arquitectura vuelva a integrarse en la producción de viviendas de interés social en México, y la responsabilidad del arquitecto será, a partir del diseño, pensar en viviendas donde predominen la belleza, la funcionalidad y el aprovechamiento de recursos (espacio, territorio, energía) para generar ciudades, y con éstas, calidad de vida para sus habitantes.

Cortesía de ZD+A
Cortesía de ZD+A

Para ello deben cambiarse paradigmas. Construir viviendas de interés social no debe ser simplemente dar techo a miles de personas –eso es un refugio–; deben tomarse en cuenta todas las aristas que dan forma a una ciudad: la accesibilidad a servicios, la movilidad, la vida familiar, los espacios verdes, la creación de áreas comunes, la oferta cultural y de esparcimiento, elementos que se han pasado por alto en un modelo que prioriza el beneficio de bancos y créditos con la producción ciega y a bajo costo de espacios casi inhabitables. Debe priorizarse de fondo la movilidad económica, social y cultural que existe en las ciudades, de las que la vivienda es un elemento sustancial.

La arquitectura y el urbanismo tienen un gran reto por delante: crear ciudades. Para ello, deben entender a sus habitantes no sólo como gente que reside en un lugar determinado, sino como personas con necesidades básicas y estándares de vida que deben cubrirse; personas que comunican, interactúan, caminan y disfrutan de su entorno. Entender la importancia que tienen los factores psicológicos, antropológicos, sociales y culturales es un buen comienzo para repensar el modelo de vivienda social en México, y erradicar la visión tan reducida de lo que significa la vida en ciudad.

Cortesía de ZD+A
Cortesía de ZD+A

Créditos

Nombre del proyecto:

INFONAVIT. Del Territorio al Habitante

Ubicación:

Tala, Jalisco, México

Fecha de realización:                                                                                            

Nov 2016   –  Enero 2017

Superficie:

Construcción: 49.1 metros cuadrados - 73.5 metros cuadrados

Proyecto:

Iñaki Echeverria Gutierrez – Yuri Zagorin Alazraki

Colaboradores:

José Carlos Pérez Albo, Carlos Hernando Luna Moreno, Edgar R. Benítez Rivera, Angel Saldierna, Fernando Ateaga, Erick Ley, Iván López, Jesús Medina.

Sobre este autor/a
Karina Zatarain
Autor
Cita: Karina Zatarain. "En Jalisco, México: Prototipo para INFONAVIT, por ZD+A e Iñaki Echeverría" 21 jul 2017. Plataforma Arquitectura. Accedido el . <https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/876168/en-jalisco-mexico-prototipo-para-infonavit-por-zd-plus-a-e-inaki-echeverria> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.