Agrandar imagen | Ver tamaño original
Este proyecto surge durante el verano del 2015, cuando el Colectivo CHOPEkE, de la mano de Paúl Pérez, un seminarista y miembro activo del grupo, visitaron a la comunidad de Santa Luisa de Marillac, ubicada en la periferia central de Ciudad Juárez. En ese momento, los miembros de dicha comunidad contaban con un espacio "indigno"—como ellos lo llamaban—para sus reuniones y actividades espirituales. Anteriormente el espacio fungía como un pie de casa habitación de aproximadamente 50 m², los cuales fueron modificando para utilizar como espacio de encuentro de oración. Paul, al ser estudiante de arquitectura y tras su experiencia en el colectivo, mostró su sensibilidad para, junto a la comunidad, ver necesidades y encontrar una manera de trabajar en conjunto para resolverlas.  Así comenzó a hacer eco el sueño de tener una capilla más grande y, como decía la comunidad, “un lugar más digno para reunirnos con Dios”. Los miembros activos de la iglesia buscaban poder recibir a más personas que se habían alejado por las limitaciones de infraestructura. Ya que no se contaba con recursos económicos, esto apenas comenzaba. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir