Agrandar imagen | Ver tamaño original
En 2010 surgió la necesidad, en el Estado de Michoacán, de comenzar a plantear la creación de una nueva infraestructura para sus espacios de juicio. El sistema de juicios tradicionales comenzaría a migrar a un sistema de oralidad que implicaba no solamente un esquema completamente renovado en la implementación de la justicia en este país, sino además la necesidad de crear nuevos espacios que permitan la correcta operación de este nuevo sistema.  Estos primeros espacios de transición cumplen esta doble función: por un lado, entender las necesidades actuales, ya sin jerarquías y espacios de encierro; y, por el otro, la creación de espacios flexibles que con muy pocas adecuaciones, puedan adaptarse a los nuevos requerimientos.  Para el diseño de los nuevos juzgados, el primer paso fue entender que estos operan como un sistema. Agrupar el programa de necesidades a partir de los distintos usos: servicios, atención, áreas comunes, espacios privados y públicos.  Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir