Agrandar imagen | Ver tamaño original
El punto de partida es la trasformación de un local sin uso previo en clínica de podología. La propuesta busca resolver el programa mediante un flujo continuo de luz natural . Ubicado en la planta baja de un edificio residencial, la clínica será parte de los nuevos negocios creados en un barrio de reciente construcción. Las aperturas de luz en las fachadas opuestas del local de definen su volumetría y asientan las bases del proyecto. La planta, asimilable a un rectángulo escalonado en uno de sus lados, enfrenta sus medianeras opacas y sus alzados abiertos al exterior. Construimos muros de vidrio de suelo a techo para fragmentar los usos, permitiendo la transparencia del espacio en toda su longitud Las actividades privadas, como aseos y vestuarios, se ocultan tras paños opacos de 2m de altura que permiten el paso de la luz por su parte superior. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir