Agrandar imagen | Ver tamaño original
El proyecto ofrece tres nuevas salas de clases y tres nuevos refugios para una pequeña y rural escuela secundaria en la costa oeste de Irlanda. Externamente, los refugios están destinados como áreas sociales para esperar antes y después de clases o a la hora de almuerzo. Internamente, una pared plegable permite la unión de dos aulas para proporcionar a la escuela su única sala de reunión, que también sirve como un lugar de encuentro para la comunidad local. La extensión se presenta como un edificio separado detrás de la línea de la escuela original, formando un patio protegido en el corazón de ella. El proyecto ganó el premio a Mejor Edificio Educacional en el 2017 RIAI (Instituto Real de Arquitectos de Irlanda). Un portavoz de RIAI dijo, "El jurado dio la bienvenida al regreso de una tipología de escuela nacional tipo Boyd Barret, aplaudiendo el proyecto por su apariencia simple y el hábil diseño con medios limitados. La escala es consistente y modesta demostrando habilidades con el bajo presupuesto de la escuela. El lenguaje Arquitectónico fue admirado por su idoneidad tanto para niños como para adultos. La creación de espacios dentro de la escuela fue una parte intrínseca de los diseños y contribuyó con éxito al esquema como un todo y su relación con el contexto".     Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir