Agrandar imagen | Ver tamaño original
La compleja relación entre intimidad, domesticidad, dilatación espacial y transparencia son exploradas en este proyecto, inspirado en las casas tradicionales limeñas, que se organizan en un introvertido esquema en donde el frente urbano, opaco y abstracto, lleva a un patio luminoso y abierto a través de un espacio excepcional llamado zaguán. El proyecto aprovecha los múltiples recorridos que ofrece para pasar de la opacidad ciclópea que se percibe desde la calle a la transparencia total de la casa hacia su jardín, tratado como un patio vegetal. La casa se organiza verticalmente en tres niveles y horizontalmente en ángulo recto.  La organización vertical responde al programa, mientras que la organización horizontal al contexto y la orientación. Verticalmente, el programa se divide en tres:  el servicio y la zona lúdica se encuentra debajo del nivel de la calle, abriéndose a un amplio patio mineral accesible desde la entrada por una rampa;  los dormitorios se encuentran en la planta alta, enmarcando las vistas lejanas; el espacio social se encuentra a nivel de la calle, entre los dos niveles y se abre completamente hacia un patio vegetal. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir