Agrandar imagen | Ver tamaño original
Casa Estrato busca un nuevo método de colado de hormigón simulando una formación geológica. El concreto trabaja en un combinación de cemento, agua y agregados. Es mezclado con agua para formar una pasta, y sus propiedades se fortalecen junto con los agregados. Estas pastas envuelven y rellenan agregados de varios tamaños y se endurecen. El proyecto comenzó con una curiosidad por la composición del concreto, su proceso de colado, y la reacción de los resultados de probar los cambios de los componentes.  Se aplican tres restricciones: relación agua-cemento, uso de diversos agregados y diferentes cantidades de pigmento. El cambio de la forma del concreto acorde al valor de escurrimiento es lo primero. Cuando aumenta la relación de agua, el valor de escurrimiento aumenta. El concreto forma una figura casi horizontal. En el otro caso, el valor de escurrimiento se reduce y el montículo se forma como una masa vertical. La segunda es la variedad de texturas en la superficie del concreto expuesto, dependiendo de la relación de los agregados, si es que son finos o gruesos. Lo último son los cambio de colores de la superficie. Con la combinación de estas tres variables; forma, textura y color, el hormigón de cada calidad diferente es probado en el sitio todos los días. Esto permite tener divisiones delicadamente diseñadas de capas de hormigón apiladas, mostrando las diferencias de tiempo.  Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir