Agrandar imagen | Ver tamaño original
Una pareja con dos niños pequeños desea transformar un dúplex ubicado en Rosemont-La-Petite-Patrie en su residencia familiar principal. El proyecto consiste en reorganizar la parte original de la casa y agrandarla con una extensión en el patio, mientras se preserva la fachada en la calle, tal como lo requieren los reglamentos de la ciudad. Suspendido sobre el comedor, un volumen angular gris, en donde se encuentra el dormitorio principal, se extiende hacía el exterior como voladizo sobre la terraza del jardín. Para mayor intimidad, parasoles metálicos se despliegan frente a dos grandes paneles de vidrio sobre la fachada del jardín, filtrando las vistas de los vecinos y modulando la luz natural que entra a los espacios habitables. Deseando crear un efecto de profundidad en la fachada del jardín, se utilizan dos tonos de colores; un tono gris para el volumen suspendido cubierto en paneles de fibrocemento y otro en cobre para las ventanas, hojas de acero y la puerta del patio en la parte empotrada de la pared posterior. Una estructura similar a un marco angular conecta a ambos vecinos inmediatos como resultado de sus diferencias en las protuberancias de sus construcciones. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir