Agrandar imagen | Ver tamaño original
Con una creciente migración desde el campo a la ciudad, se ha vuelto más importante que nunca reconocer y potenciar parques, jardines y en general todo el espacio público de nuestras ciudades. Si bien vivir en la ciudad puede mejorar el acceso a oportunidades laborales, escolares, hospitalarias y culturales, también implica exponerse a un mayor estrés, tener una peor oferta de espacio público y mayor contaminación acústica y ambiental. Para el investigador Phillipp Gärtner, este escenario le motivó a clasificar las capitales europeas por su cantidad de áreas verdes. Usando un método que procesa imágenes satelitales y detecta tipos de píxeles, Gärtner ha creado lo que denomina Índice Normalizado de Diferencia de Vegetación (Normalized Difference Vegetation Index, NDVI) para 43 capitales de todo Europa. El NDVI analiza las mediciones de detección remota para determinar si un área objetivo contiene vegetación viva o no. Para mayor coherencia, el área analizada es un círculo de 8 kilómetros alrededor del centro de cada capital. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir