Agrandar imagen | Ver tamaño original
La nueva morada de una pareja de jubilados en el litoral paulista. La intervención arquitectónica en el espacio existente se dio a partir de la descompartimentación de los ambientes que antiguamente fragmentados no retrataban el estilo de vida de los moradores. Después de la reforma, cocina, cena, estar y balcón se convirtieron en un solo espacio, permitiendo diferentes posibilidades de uso en el día a día. La sustracción de parte de las albañerías propició además de la permeabilidad visual la mejor circulación de aire por toda la extensión del área social. El apartamento ahora se organiza en cuatro diferentes volúmenes y usos, marcados por colores y texturas: madera, concreto, el color blanco y el azul. La madera, presente en el mueble multifuncional diseñado por los arquitectos, marca la interacción entre el estar y la cena. El móvil es: apoyo para los aparatos electrónicos, cajón para organización, bar, sofá de estar. Al anochecer, cumple la función de una gran luminaria. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir