Agrandar imagen | Ver tamaño original
Situada en una ladera inclinada con vistas a las montañas en un vecindario residencial típico, este proyecto aprovechó los activos de la propiedad abriéndose hacia su vista trasera. Desde la calle, solamente se distingue un único volumen, siendo este el sector social y haciendo de la planta baja un sector meramente privado. Sala de estar, comedor, escritorio, cocina y sector social exterior se combinaron en un espacio común que está enmarcado por una abertura de piso a techo que se abre completamente, revelando vistas ininterrumpidas a las montañas. El dormitorio principal también se diseñó como un único conjunto de espacios fluidos. Dormitorio, baño y vestidor no tienen puertas que los separan y por supuesto están abiertos a la vista de las montañas, seguidas de la piscina que copia el largo de la vivienda. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir