Agrandar imagen | Ver tamaño original
ANTECEDENTESEn el interior de uno de los símbolos del esplendor barroco salmantino, la sede de la Universidad Pontificia de Salamanca, se ubica una capilla de uso diario que sirve de apoyo a la iglesia del Espíritu Santo, comúnmente conocida como Clerecía.Su ubicación no puede ser más privilegiada: dentro de una de las naves abovedadas en planta baja que cierra el patio de los Estudios, concretamente la que lo separa de la calle Compañía, con acceso a través del vestíbulo de arranque de la Escalera Noble y en un nivel inmediatamente inferior al Aula Magna. El espacio preexistente es la herencia de una intervención realizada muy posiblemente en los años setenta, donde se intentó poner en práctica las novedosas directrices establecidas en la constitución Sacrosanctum Concilium del Concilio Vaticano II.Se trataba de un espacio donde el programa - vestíbulo de acceso, sacristía y capilla - se distribuía en áreas segmentadas con tabiques de suelo a techo y escalones que salvaban distintos niveles. El acceso desde el exterior se realizaba a través de un hueco practicado ex profeso en el muro, ya que la entrada original a la nave quedó condenada al uso exclusivo de lo que hoy se conoce como comedor institucional. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir