Agrandar imagen | Ver tamaño original
Aunque son fotografías contemporáneas amateur, no nos quedemos con la simple vista, miremos más allá. Estos “falsos  cerros” esconden huacas que –hayan sido centros ceremoniales, complejos administrativos o depósitos de alimentos– nos dejan como mensaje ese develar de capa tras capa, donde se van descubriendo distintas etapas de la historia y las formas de vida de nuestros antepasados prehispánicos, brindando una forma de asombrarnos al ver debajo de las superposiciones del tiempo. Las huacas nos enseñan a ver con mayor amplitud y perspectiva. Este año, por primera vez, las huacas de Lima estarán en la Bienal de Arquitectura de Venecia, lo cual centra la temática del VI Concurso de Fotografía Lima Milenaria, campaña creada por Javier Lizarzaburu, quien en el marco de este concurso, deja una reflexión muy importante que compartiremos íntegramente, pues hay que hacerla correr como los canales que integran la trama urbana de Lima, donde subyacen las huacas que -aunque olvidadas- no están aisladas, están integradas estratégicamente al tejido de la ciudad según un sistema de planificación urbana que contempló en su momento diversos ecosistemas de producción y residencia. Una historia que tenemos la responsabilidad de seguir descubriendo. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir