Agrandar imagen | Ver tamaño original
La parcela se sitúa en una urbanización de Mallorca muy próxima al mar. Se trata de un terreno alargado donde la parte trasera se respetó para conservar en él una zona boscosa preexistente. El acceso a la parcela se produce desde el lateral de la misma, generando durante el recorrido hasta la entrada principal un pequeño paseo donde la edificación y la piscina recuerdan el típico paisaje mallorquín, con vegetación y materiales autóctonos. Finalizando, junto a la puerta, en un pequeño estanque por el que discurre una cascada a través de un muro de piedra de la zona. La vivienda se compone de tres volúmenes maclados cuyo núcleo de unión conforma un vacío que resuelve la circulación vertical. En planta baja encontramos por un lado el garaje y una habitación de invitados junto al baño común, y separados de estos mediante patios hayamos la cocina y el lavadero vinculados al salón. En planta primera encontramos cuatro dormitorios y dos baños, conectados visualmente con la planta baja a través de dobles alturas. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir