Agrandar imagen | Ver tamaño original
En el interior de la fira Construmat 2017, cuelga el nuevo estand para la empresa Alumilux, pionera en soluciones constructivas en aluminio, metal y vidrio. Mil ochocientos perfiles de aluminio suspendidos a nueve metros del techo, dibujan un manto que se adapta a la normativa cartesiana a través de una geometría orgánica. Desde el exterior confunde: podría recordar al esqueleto de una ballena colgando de un museo decimonónico o quizá al sombrero en el que el principito veía una boa digiriendo un elefante. Todo sea por captar la misma curiosidad infantil que tenía el pequeño príncipe. El manto levita en su perímetro a medio metro del suelo hasta alcanzar cinco metros en el centro. En el interior, los reflejos y sombras construyen una cueva de proporciones catedralicias. Su intención es dar a conocer las novedades tecnológicas, pero ante todo quiere ser un centro de debate y discusión vibrante que atraiga a los feriantes. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir