Agrandar imagen | Ver tamaño original
La casa, ubicada en Tepoztlán, se caracteriza por un basamento artesanal, de piedra de Texcal, que es ocupado por parte del programa de la casa. Transita de una fachada exterior hermética a un gran espacio abierto que integra la vegetación exuberante del jardín. Predominan la piedra y la madera. Las superficies, recubiertas de piedra de texcal y vegetación, construyen recintos de penumbra habitable. El agua, presente dentro y fuera de la casa, refresca todos los espacios, los llena de aire y sonidos. A modo de claustro, el recorrido de la casa entreteje interior y exterior hasta desembocar en la terraza y el gran jardín a cielo abierto. Sobresale en la planta alta una caja flotada de madera como recámara principal; y en la planta baja, un estanque con deambulatorio. La casa modula distintos ambientes de intimidad y disfrute de la naturaleza, ejemplo de ello, son la posa exterior, y un pequeño jardín secreto que alberga un ciruelo, que se asoma tras un muro de piedra al fondo del jardín principal. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir