Agrandar imagen | Ver tamaño original
Un café y bar de dos niveles 'Iskra' ('Chispa'), que sirve pollo a la parrilla y una variedad de vinos espumosos, se encuentra en uno de los barrios más auténticos de Moscú. Kitai-Gorod es una parte de la ciudad vieja, antes escondida detrás de la muralla que lindaba con el Kremlin. Pokrovka 38A es un edificio clasicista construido a finales del siglo XVIII que solía ser la residencia privada de una noble familia de Moscú. Después de que el edificio fue nacionalizado por el gobierno soviético, una habitación amplia y luminosa con techo abovedado -que ocupaba 35 metros cuadrados de la planta baja- se convirtió en una lechería local. Este espacio ahora es el café de alto nivel de Iskra con una barra secreta (irónicamente llamada 'Bar Público') que ocupa el sótano debajo. La idea detrás del proyecto fue diseñar un interior genuinamente moscovita en oposición a la monotonía de los innumerables interiores de Brooklynesque de los locales hipster recientemente inaugurados en la parte central de la ciudad. Sin embargo, la autenticidad buscada no es necesariamente auténtica: el diseño de un interior genuinamente moscovita permite tener como referencia una ciudad imaginada, inventada, exagerada y ficticia. Así que el 'Moscowness' debía transmitirse mediante el uso de colores 'nativos' (verde, rojo, gris) y materiales (ladrillo, hormigón y, por supuesto, mármol para evocar el paraíso de mármol subterráneo del metro de Moscú). Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir