Agrandar imagen | Ver tamaño original
Este artículo fue originalmente publicado por Common Edge como "How Public Space Can Build Community and Rescue Democracy." Los espacios públicos están pasando por un momento importante. Personas ajenas a la planeación urbana comienzan a notar cómo influyen en nuestra calidad de vida ya sea insertando la naturaleza y la memoria cultural en lo cotidiano, para recordárnos nuestras responsabilidades colectivas o fomentando la democracia. La gente también empieza a notar las sutiles formas en que esas contribuciones se ven erosionadas por amenazas de privatización, apropiación corporativa y apatía. La compañía Apple ha comenzado un radical esfuerzo de cambio de marca para reconceptualizar sus tiendas como "las plazas de las ciudades" y generó una ola de preocupación fundamentada. La tecnología continúa alejándonos de la necesidad de abandonar nuestros hogares o interactuar cara a cara con otros humanos. Si por cada acción hay una reacción igual y opuesta, lo que sigue es que las oportunidades para tal interacción interpersonal se conviertan en un lujo que comenzamos a buscar, un llamado a recordar nuestro origen como seres sociales. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir