El sitio web de arquitectura más leído en español
i

Regístrate ahora y empieza a guardar tus proyectos y fotos favoritas, organizados a tu modo.

Regístrate ahora y guarda el contenido de ArchDaily

i

Encuentra los mejores productos para tus proyectos en nuestro catálogo de productos.

Revisa el catálogo de productos.

i

Instala la extensión de Chrome de ArchDaily y encuentra inspiración en cada ventana de tu navegador. Descárgalo aquí »

i

En todo el mundo, arquitectos están encontrando maneras geniales para reutilizar edificios antiguos. Haz clic aquí para ver las mejores remodelaciones.

¿Quieres ver los mejores proyectos de remodelación? Haz clic aquí.

i

Navega a través de edificios inspiradores con nuestra selección de videos en 360. Haz clic aquí.

Revisa nuestros inspiradores videos en 360​. Haz clic aquí.

Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos
Navega entre artículos utilizando tu teclado
  1. ArchDaily
  2. Noticias
  3. 4 cosas importantes a tener en cuenta al diseñar calles para las personas, no solo automóviles

4 cosas importantes a tener en cuenta al diseñar calles para las personas, no solo automóviles

4 cosas importantes a tener en cuenta al diseñar calles para las personas, no solo automóviles
4 cosas importantes a tener en cuenta al diseñar calles para las personas, no solo automóviles, El plan propuesto por Perkins + Will para Mission Rock en San Francisco. Imagen © Steelblue / Perkins + Will / San Francisco Giants
El plan propuesto por Perkins + Will para Mission Rock en San Francisco. Imagen © Steelblue / Perkins + Will / San Francisco Giants

Ve a cualquier ciudad medieval europea y verás cómo eran las calles antes de la llegada del automóvil: encantadoras, pequeñas calles estrechas, íntimas e indiscutiblemente a escala humana. Tenemos muy pocas ciudades en los EE.UU. en donde se pueda encontrar calles como esta. En su mayor parte, lo que se ve son calles que han sido diseñadas teniendo en cuenta el automóvil, a gran escala para una rápida velocidad. En mi San Francisco natal, estamos haciendo que las calles sean más seguras para caminar y andar en bicicleta ampliando las aceras, convirtiendo las vías de automóviles en vías para bicicletas y ralentizando los automóviles. Estamos trabajando con las calles que tenemos; una calle típica de San Francisco tiene entre 60 y 80 pies (18 a 24 metros) de ancho, en comparación con una calle pre-media medieval, que se parece más a 10 a 20 pies (3 a 6 metros) de ancho.

Como diseñador urbano, trabajo en muchos proyectos en los que tomamos grandes terrenos y los subdividimos en bloques mediante la introducción de nuevas calles. Estas nuevas calles son una oportunidad única de dar una nueva mirada a los tipos de caminos orientados al automóvil a los que estamos acostumbrados, y en su lugar, tratar de diseñar calles que prioricen la seguridad y la comodidad de los peatones. Estos proyectos nos dan la oportunidad de diseñar calles que sean solo para las personas. Imagina que hacemos estas calles exclusivas para las personas en senderos estrechos y de estilo medieval que son íntimos y de escala humana. Pero incluso cuando tratamos de diseñar calles que quizás nunca vean un solo automóvil, descubrimos que el diseño urbano moderno se ha convertido en mucho más que lugares para caminar o conducir. Por lo tanto, hay varias cosas que los diseñadores con mentalidad social deben tener en cuenta, más allá de la dicotomía del automóvil peatonal.

Primero, la calle es donde van los servicios públicos

Pregúntele a cualquier ingeniero civil y te dirán que una calle es una servidumbre de ingeniería avanzada, llena de una variedad de tuberías, conectores, válvulas antireflujo y otras proezas de la ciencia moderna que nos traen agua, energía y comunicación. Las calles proporcionan un sistema lineal para organizar esta red de utilidades tanto horizontalmente (hay distancias requeridas entre diferentes tipos de utilidades) como verticalmente (el agua, en todas sus formas, debe fluir cuesta abajo, incluso en calles aparentemente planas). Además, existen acuerdos establecidos y bien probados sobre cómo diseñar estos sistemas para que funcionen todos los días sin que nosotros lo notemos. Nuestra calle reinventada, sin coches, en la forma que sea, necesita gestionar la manera en que estamos conectados a este sistema vascular y subterráneo.

Con las nuevas tecnologías, estamos encontrando maneras eficientes de administrar algunas de estas utilidades con menos dependencia de la red. Por ejemplo, ahora hay un puñado de edificios que tratan y reutilizan sus propias aguas residuales. Esta "agua negra" se trata y los líquidos se usan para enjuagar e irrigar, mientras que los sólidos son utilizados por los biodigestores para obtener energía para ayudar a los edificios. Podemos ir aún más lejos y conectar algunos de estos edificios de alto rendimiento en distritos ecológicos, y encontrar que la cantidad de servicios públicos que necesitamos para acomodar en las calles puede eventualmente disminuir.

El plan propuesto por Perkins + Will para Mission Rock en San Francisco. Imagen © Steelblue / Perkins + Will / San Francisco Giants
El plan propuesto por Perkins + Will para Mission Rock en San Francisco. Imagen © Steelblue / Perkins + Will / San Francisco Giants

Segundo, la calle es un sistema de drenaje

Junta al ingeniero civil con el arquitecto paisajista y comenzarás a comprender las demandas en las calles para el manejo de aguas pluviales. De hecho, aprenderás que desde su perspectiva, el propósito principal de un bordillo no es separar a los peatones de los automóviles con seguridad, sino controlar las inundaciones. Las alturas del bordillo se establecen en relación con la pendiente de una calle y el tamaño de la alcantarilla para evitar las aceras inundadas y los edificios.

Sin embargo, de alguna manera, este es un desafío hecho a sí mismo. Una calle impermeable y una canaleta en realidad impiden que el agua se empape en el suelo y la fuerza a moverse más rápido y a mayores volúmenes en la superficie. Sabemos que la pavimentación permeable funciona mucho mejor para aliviar las inundaciones, y la reducción de áreas de superficies pavimentadas y el aumento de las áreas plantadas es aún más efectiva. Muchas ciudades están remodelando sus calles con superficies permeables y jardines de lluvia para ayudar a aliviar este problema. Al diseñar nuestras calles para manejar el agua de una manera más holística, con drenaje natural e infiltración, podemos comenzar a despegar los bordillos y ver señales de vida vegetal regresando a nuestra nueva sección de calles.

Cortesía de Perkins + Will
Cortesía de Perkins + Will

Lo que lleva a este siguiente punto: una calle es un ecosistema

En una ciudad con una red urbana, las calles ocupan hasta un 30% del área total de la ciudad, lo que representa una cantidad significativa de tierra en el ámbito público. Por lo tanto, no debería sorprender que las calles terminen siendo donde encontramos gran parte de la biomasa que se encuentra en las ciudades, en forma de árboles en las calles y plantaciones en las aceras. Hermosas calles antiguas en su mayoría tienen una cosa en común: hermosos árboles viejos. Los árboles grandes, sanos y maduros pueden crear calles increíblemente adorables, incluso si los caminos y las aceras no son nada especial. Un ejemplo: la avenida Saint Charles en Nueva Orleans tiene unas aceras intransitables y algunos de los baches más impresionantes de la ciudad, pero su arboleda arqueada de robles e higueras centenarias la consagran como una de las calles más bellas de la ciudad.

Pero los árboles también pueden funcionar de maneras que van más allá de la estética, para actuar como hábitat de la vida silvestre en la ciudad. Dos grandes ejemplos de esto son el Pollinator Pathway en Seattle y la colonia de mariposas Papilio glaucus a lo largo de Market Street de San Francisco. Los arquitectos paisajistas suelen seleccionar los árboles de la calle por su durabilidad, altura y tamaño de copa, pero cada vez más están seleccionando su contribución a un ecosistema más grande. Dado que los árboles de la calle siguen la red de calles conectadas, de manera predeterminada pueden crear una red rica y conectada para la fauna que también depende de ellos, uniéndose de un parque a otro a través de una ciudad.

La buena noticia es que las arboledas generalmente son seleccionadas, instaladas y mantenidas por una sola agencia de la ciudad, lo que significa que agregar el desempeño ecológico a los criterios de selección de especies podría ser una forma bastante efectiva de implementar dichos corredores de vida silvestre en una escala mayor, y convertir calles en corredores ecológicos beneficiando a todos los bichos ... humanos incluidos.

Plan comunitario de Warm Springs de Perkins + Will en Fremont, California. Imagen cortesía de Perkins + Will
Plan comunitario de Warm Springs de Perkins + Will en Fremont, California. Imagen cortesía de Perkins + Will

Finalmente, por supuesto, una calle es un derecho de paso público

En otras palabras, una calle es tierra de propiedad pública, que el público tiene derecho a ocupar. En un país democrático, las calles son un lugar donde la gente se reúne para ser vista como un grupo, para ponerse de pie y ser contada. Estamos viendo la importancia de este hecho en ciudades de todo el país (de hecho, del mundo) donde las personas, una vez más, están tomando las calles para encontrar su voz; El alcalde de Nueva York, Bill De Blasio, dijo recientemente que la protesta es una de las funciones más importantes de las calles de la ciudad de Nueva York. Aunque a veces esto puede entrar en conflicto con otras funciones, como mover el tráfico con facilidad, sigue siendo un objetivo fundamental de las calles de una ciudad.

Además, en todos los países, en todas partes, las calles son el lugar donde se vive la vida pública todos los días. Desde Argel hasta Zurich, las calles están llenas de gente que hace cosas cotidianas como charlar con sus vecinos, colgar la ropa, regar flores, comprar comida y socializar a sus hijos. Si vamos a repensar la idea de la calle, tendríamos que encontrar la manera de garantizar que esta vitalidad de la vida pública tenga espacio, en todas sus formas.

Cortesía de Perkins + Will
Cortesía de Perkins + Will

Cuando dibujas una calle en un plano, comienzas con una línea central y la desvías en dos lados. Literalmente es una línea que conecta dos lugares con un cierto ancho. Este ancho casi siempre es determinado por un ingeniero que intenta hacer coincidir un algoritmo con la cantidad de carriles que se necesitan para los autos que conducirán por esta calle, y la cantidad de utilidades que se deben ajustar cómodamente aquí. En cambio, deberíamos pensar en las calles y sus diversos usos, como lugares para reunirnos, encontrar nuestro camino, vivir de forma más saludable, con la naturaleza, y entre nosotros...y construir a partir de ahí.

Kristen Hall es directora a cargo de proyectos urbanos en Perkins + Will San Francisco.

Sobre este autor/a
Kristen Hall
Autor
Cita: Hall, Kristen. "4 cosas importantes a tener en cuenta al diseñar calles para las personas, no solo automóviles" [4 Important Things to Consider When Designing Streets For People, Not Just Cars] 07 abr 2018. Plataforma Arquitectura. (Trad. Caballero, Pilar) Accedido el . <https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/891467/4-cosas-importantes-a-tener-en-cuenta-al-disenar-calles-para-las-personas-no-solo-automoviles> ISSN 0719-8914