Agrandar imagen | Ver tamaño original
La torre de 60 metros de altura se realiza en hormigón blanco expuesto. El nuevo edificio desarrolla aún más el repertorio de diferentes condiciones de exposición que en conjunto definen la visión arquitectónica de la fundación, caracterizada por una variedad de oposiciones y fragmentos. Cada una de las nueve plantas de la Torre ofrece una percepción original de los entornos internos gracias a una combinación específica de tres parámetros espaciales: dimensión del plano, altura libre y orientación. La mitad de los niveles se desarrolla de hecho en un plano rectangular, mientras que la otra mitad presenta un trapecio. La altura libre de los techos aumenta de abajo hacia arriba, variando de 2,7 metros en el primer piso a 8 metros en el nivel superior. Las fachadas externas se caracterizan por una alternancia de superficies de hormigón y vidrio, que permite la exposición desde el lado norte, este u oeste en los diferentes pisos, mientras que el espacio superior de la galería está expuesto a la luz cenital. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir