Agrandar imagen | Ver tamaño original
La casa está ubicada en una comuna suburbana de Hanoi que ha experimentado un rápido proceso de urbanización. Está diseñada con una filosofía que ayudará, de una manera artificial, dar forma a un lugar similar al entorno natural. La estructura propuesta de la casa se asemeja a la de una cueva. La estructura general está compuesta y encerrada por dos capas de muro de ladrillo que se encuentran en una intersección, alternando "verdes" de plantas y vegetales. Los ladrillos han sido durante mucho tiempo un material local familiar y ampliamente utilizado en las zonas rurales de Vietnam, utilizados mediante un simple método de construcción manual. Las dos capas de pared incorporadas funcionan como un filtro para eliminar los aspectos adversos del entorno externo (luz del sol del oeste, polvo, ruido) y llevar la naturaleza (luz, lluvia, viento) donde fuere necesario en el interior. Por encima de la pared exterior, se inclina hacia adentro en diferentes diagonales para crear mejores ángulos de visión para el paisaje general de la zona. Esto, al mismo tiempo, ayuda a los usuarios en varias esquinas dentro de la casa a percibir el tiempo y el clima a través de la sombra y el aire. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir