Agrandar imagen | Ver tamaño original
La casa se implanta alrededor de un vacío entre volúmenes generado para provocar el ingreso a través de un camino peatonal. De esta manera, creamos un recorrido  a cielo abierto que  prolonga el tiempo y la distancia de llegada al porche semi cubierto. Es el vacío el que articula el proyecto, la distribución de los espacios interiores es una consecuencia de esta decisión. Para materializarla utilizamos ladrillo para la mampostería y perfiles metálicos y chapas onduladas para las cubiertas. Buscamos el contrapunto entre la rugosidad e imperfección del ladrillo y la precisión de los ángulos y los plomos de la estructura metálica ejecutada con perfiles W. El programa se desarrolla básicamente en planta baja, y ubica en planta alta un escritorio que balconea al living comedor generando un espacio de doble altura. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir