Agrandar imagen | Ver tamaño original
La casa está situada en el borde de un pueblo, en un entorno natural donde el bosque se encuentra con brezales. Las características distintivas de la casa son el patio elevado y la sala de estar, los grandes techos que sobresalen y las generosas ventanas panorámicas. La casa tiene terminaciones en el interior y exterior de hormigón a la vista. Las líneas rectas y los detalles discretos conforman un llamativo diseño de los arquitectos de Bedaux de Brouwer. La sala de estar, que se eleva sobre el suelo del bosque, tiene la apariencia de un pabellón y se siente como un puesto de observación en el bosque. En la parte posterior, uno se encuentra con el patio, que da al páramo. Los grandes paneles de vidrio y la puerta corrediza en la parte posterior ofrecen vistas de los alrededores. Al frente, las habitaciones son más cerradas para proporcionar una sensación más segura y acogedora. El acceso a la sala de estar y el patio es a través de un camino de hormigón y una escalera exterior. Un muro de hormigón guía al visitante hacia la puerta principal, que está protegida por una delgada cubierta de acero. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir