Agrandar imagen | Ver tamaño original
El encargo se encuentra en Karuizawa Minamihara. El cliente esperaba que un edificio de madera de una sola planta, como segunda casa, coexistiera con las bendiciones naturales de los alrededores. Con un alero de 2.000 mm de profundidad y una cubierta que se extiende a un área de maderas, se creó un espacio acogedor en el área intermedia. En cuanto a la sala de estar, el verde vivo se apropia de la habitación de forma natural a través de un marco recortado por los aleros profundos y la cubierta. Las ventanas altas instaladas en el techo inclinado juegan un rol que permite no sólo ver los árboles altos circundantes, incluso desde el interior de las habitaciones, sino también incorporar la luz solar suave en cada habitación del edificio.La plataforma que se extiende hacia el área de vegetación funciona también como un espacio exterior para disfrutar del perfil del edificio. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir