Agrandar imagen | Ver tamaño original
El encargo consistió en proponer dos viviendas en un lote de 224 m2 frente al mar. Uno de los principales requerimientos de ambos propietarios fue lograr una amplia terraza con piscina en todo su frente para cada una de las unidades. La distribución entonces se decidió de forma vertical: en la planta baja se ubican los estacionamientos y áreas de servicio, en la segunda planta la primera vivienda y en las plantas tercera y cuarta la segunda vivienda. Los parámetros del condominio exigen que la volumetría de la edificación acompañe la pendiente de la ladera. Por ello la propuesta presenta las dos terrazas de forma escalonada. En el frente, estas terrazas son definidas por los volúmenes que contienen las piscinas y que crean un ritmo ascendente en la fachada. El acceso a ambas viviendas se da a través de un espacio común abierto y una escalera que empieza masiva y continua de forma lineal. Esta área común es acompañada por jardineras y áreas verdes compartidas. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir