Agrandar imagen | Ver tamaño original
El cliente es el concepto:Se nos ha pedido bajo encargo el diseño de una vivienda de una sola planta, para una familia que residía en un edificio y que se vio afectada por el terremoto del 16 de abril del 2016 en Manabí. Bajo esta premisa comenzamos a plantear la vivienda a partir de las reacciones de cada uno de sus miembros y lo que deseaban para la familia después de aquella fatídica fecha en la que muchos perdieron la vida y otros encontraron en la misma una oportunidad de congregarse y valorar el tiempo entre ellos, disfrutando cada uno del otro y compartir experiencias. La solución:Era más que obvio para el estudio que se debía proyectar una vivienda “que lo tenga todo” pero que no se obsesione con áreas que no iban a ser aprovechadas a cada instante de convivencia en la misma, así se tendría una vivienda compacta, donde todos los espacios fueran visualmente relacionados entre sí y que fueran el principal vínculo entre los que habitan,  los que visitan y los que experimentan la vivienda. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir