Agrandar imagen | Ver tamaño original
La arquitectura del hogar refleja la manera en la que entendemos nuestro habitar, y representa la conjunción de deseos, voluntades, emociones e ideales. El trabajo de imaginación de la construcción del espacio es a la vez el ejercicio más básico y el más complejo, entendiendo que la casa es el escenario de la vida misma del ser humano. Decidimos abandonar la paleta tipológica de la casa, rechazando el catálogo de tendencias que aprisiona nuevas formas de imaginar a la vivienda como construcción que debe mutar y transformarse acorde al constante cambio del mundo y nuestras vidas. No pensamos en la forma arquitectónica como objeto proyectual; es, más bien, una consecuencia. Se concibe la obra como un sistema de lugares y relaciones regulados por una idea de espacio continuo que entrelaza lo natural con lo construido, lo público con lo privado, lo interior con lo exterior. El enfoque del partido pertenece a una solución estructural, y por ende espacial, que se va desarrollando a lo largo del terreno. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir