Agrandar imagen | Ver tamaño original
Esta casa unifamiliar de los años 60 es un buen testigo contemporáneo de la vanguardia en ese momento. La mezcla usual de albañilería enyesada y concreto se aplica hábilmente y muestra una gran cantidad de perfectos detalles. A lo largo del proceso se prestó una gran atención a la preservación de la fachada mientras se renovaba por completo el interior de la casa. Las plantas se ajustaron a las necesidades de los clientes y se llevó a cabo una restauración energética completa. Se renovaron los baños, la cocina, el trabajo de carpintería y todas las superficies. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir