Agrandar imagen | Ver tamaño original
Recurrentemente vemos cómo los arquitectos optan por las fachadas translúcidas para resolver las envolventes de sus edificios, promoviendo el ingreso de una gran cantidad de luz natural controlada durante el día. A su vez, al encender sus luces durante la noche, muchos de estos proyectos se hacen notar en medio de la oscuridad, apareciendo como linternas o faros para sus barrios y comunidades. Al estar expuestas a condiciones cambiantes –de día o de noche–, es necesario estudiar en detalle la orientación y emplazamiento del edificio, las pre-existencias del contexto, y la configuración de los espacios interiores, lo que nos empuja a elegir necesariamente el material adecuado. Presentamos un sistema autoportante de paneles de vidrio que permite construir este tipo de fachadas sin interrupciones –de suelo a techo–, con marcos mínimos y diferentes colores, texturas, y rendimientos térmicos y acústicos. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir