Agrandar imagen | Ver tamaño original
¿Qué sucede cuando los arquitectos se convierten en sus propios clientes? Cuando los arquitectos diseñan para sí mismos, tienen el potencial de probar sus ideas libremente, explorar sin restricciones creativas y crear espacios que definan completamente quiénes son, cómo diseñan y qué representan.Desde las emblemática Residencia Gehry en Santa Mónica hasta casas privadas que funcionan como un museo de entrada pública, presentamos 9 ejemplos que evidencian cómo los arquitectos diseñan cuando solo tienen que rendir cuentas a sí mismos. Casa Barragan / Luis Barragan La fachada plana y sin pretensiones de la Casa Barragán no da ninguna pista de lo que contiene. Descrito como un oasis, un santuario que impide el "caos urbano", la discrepancia entre la fachada y el interior resalta el deseo de Barragán de diseñar un espacio íntimo dentro de sus muros. Las ventanas son más pequeñas y más altas hacia el frente de la casa, dejando entrar la luz y manteniendo la privacidad. En la fachada opuesta, grandes ventanas se abren a una vista espectacular del jardín. Las ventanas permiten filtraciones poéticas de la luz natural para inundar la residencia, iluminando las paredes característica de de color rosa, naranja y amarillo. Las reliquias y símbolos se colocan y cuelgan en toda la casa, creando un espacio profundamente personal. Después de la muerte de Barragán en 1988, la casa se transformó en un museo que muestra su estilo arquitectónico icónico a visitantes de todo el mundo. Más tarde fue nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, en el año 2004, por considerarse uno de los ejemplos más influyentes y representativos de la arquitectura moderna mexicana. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir