El sitio web de arquitectura más leído en español
Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos
  1. ArchDaily
  2. Artículos
  3. El urbanismo que olvidó su esencia: el legado de John Portman en Detroit

El urbanismo que olvidó su esencia: el legado de John Portman en Detroit

El urbanismo que olvidó su esencia: el legado de John Portman en Detroit
El urbanismo que olvidó su esencia: el legado de John Portman en Detroit, John Portman's Renaissance Centre in Detroit. Image via Wikimedia
John Portman's Renaissance Centre in Detroit. Image via Wikimedia

Este artículo fue originalmente publicado en Common Edge como"Will Detroit ever Fully Recover from John Portman's Renaissance Center?"

La semana pasada escribí sobre el legado anti-urbano del arquitecto y desarrollador John Portman. Creo que vale la pena profundizar en estos proyectos, ya que al parecer hemos aprendido muy poco de sus fracasos.

Un ejemplo en Detroit es el Renaissance Center, uno de sus proyectos más grandes y celebrados. Sin embargo, este extenso complejo de siete rascacielos interconectados plantea algunas preguntas complejas para los planificadores urbanos de la actualidad como: ¿puede el centro de Detroit recuperarse completamente de este gigante y poco sensible desarrollo? Y aún más importante, ¿por qué otras ciudades no han la evidente lección?

Detroit's elevated rail that runs through the downtown, as seen from the Madison Building. Image via Wikimedia
Detroit's elevated rail that runs through the downtown, as seen from the Madison Building. Image via Wikimedia

La primera fase de Ren Cen, como es conocida por los vecinos, se inauguró en 1977 y eliminó eficientemente lo que quedaba de la inestable pero existente vida comercial, encerrándolo dentro de una enorme fortaleza internamente confusa en el río Detroit. Para complicar este desastre de planificación, Detroit construyó un tren elevado desde Ren Cen con destinos limitados, atrayendo a más personas fuera de la calle lo que garantizaba decenas de peatones accidentados. ¿Por qué un emprendedor abriría una tienda en la planta baja cuando todos sus clientes potenciales pasaban por arriba? La respuesta es bastante obvia.

Si bien el frenesí aniquilador no comenzó con Portman, Ren Cen ciertamente abrió las compuertas para estadios múltiples y esquemas variados, casinos, estacionamientos y garajes acabando con toda huella de tejido urbano. Estos célebres lugares (cada uno con promesa de revivir el centro de la ciudad) atrajeron a los residentes de los suburbios para eventos ocasionales, pero los visitantes entraron y salieron sin conocer la ciudad real. Lo que quedaba era un centro cortado, casi imposible de transitar por otros medios que no fueran el automóvil. 

Después de Ren Cen, la demolición continuó a buen ritmo. Tomaría décadas para que los rastros de tejido urbano se revitalizara. Hoy Detroit es aclamada como una "ciudad que vuelve" pero las semillas de ese renacimiento fueron reconocibles en el terreno a principios de la década del 2000. Y no tenían nada que ver con el Ren Cen u otros proyectos a gran escala diseñados para estimular los desarrollos.

Iniciativas más pequeñas, de hecho, surgieron en una oposición casi orgánica a ellos. Un vecindario maravilloso estaba surgiendo alrededor de Slows Bar BQ en la esquina de Michigan Avenue y 14th Street, el nexo de Corktown (el barrio más antiguo de Detroit), Mexican Town (el área hispana más grande de la ciudad) y el centro de la ciudad. Bloque por bloque, un pequeño grupo de apasionados residentes locales renovó diez pequeños edificios de ladrillo de diferentes colores, antigüedades y condiciones adyacentes a Slows Bar BQ. Slows fue creado por Phillip Cooley junto con su hermano y padre; crearon el restaurante de la esquina con maderas antiguas y rescataron detalles arquitectónicos, un clásico catalizador de pequeñas empresas para el renacimiento urbano.

via Wikimedia
via Wikimedia

El mismo grupo de renovadores enérgicos limpió un parque abandonado en la calle que lo conectaba con la falla más visible de la ciudad, la Estación Central de Michigan (1913). Ahora, después de menos de una década de regeneración urbana centrada en el vecindario, esta extraordinaria estación de tren y edificio de oficinas de 18 pisos, –abandonados desde 1988 y diseñado por los arquitectos (Warren & Wetmore y Reed and Stem) que creó la Terminal Central de Nueva York– se anuncia que será renovada.

Esta es la verdadera historia no celebrada del renacimiento genuino en ciudades de todo el país: pequeños proyectos locales que siembran las semillas para una auténtica reactivación urbana. La ausencia de una comprensión fundamental de las complejidades económicas y sociales de una ciudad –y su ecología urbana– paraliza a la mayoría de los expertos y legisladores que tienden a planear desde lejos en nombre del falso progreso. Las verdaderas historias de resistencia y renacimiento urbano a menudo se ocultan, eclipsadas por los anuncios de gran éxito para la última promesa sobre escala de la redención urbana.

Observando y escribiendo sobre Detroit a través de los años, me interesé en algo más que la alta concentración de notables edificios erigidos antes de la guerra en el centro, algunos de los mejores en cualquier ciudad estadounidense. Esto atrajo a algunos desarrolladores quienes descubrieron, restauraron y convirtieron muchos de ellos en uso residencial o mixto, al igual que los estadounidenses buscaban vivir en centros urbanos nuevamente.

Pero Detroit poseía, como lo hacen la mayoría de las ciudades, vecindarios reales, cada uno con una historia, catalizador, así como combinaciones de personas y edificios muy variadas. Incluso una ciudad como Detroit, acosada por décadas de pérdida de población, se enriquecía de ellos: el Distrito de Cervecería Stroh, Harmonie Park, Mexican Town, Eastern Market, Cork Town. Y, por supuesto, Indian Village, un Distrito Histórico Nacional de casas de principios del siglo XX construido para la élite de Detroit. El Corredor de Cass, paralelo a Woodward Avenue, comenzó a exhibir tan pronto como hace veinte años pequeñas señales de renacimiento: una cafetería, una panadería y otros pequeños emprendimientos (hoy uno de los temas más controvertidos es la gentrificación). Otras áreas mostraban señales de vida nueva que los funcionarios y planificadores de la ciudad no reconocieron hasta que desarrolladores, jóvenes cazadores de valores y artistas comenzaron el proceso de restauración, conversión y reactivación que se celebra hoy.

En los últimos años, se han redescubierto muchos centros urbanos, pero lo hicieron con una advertencia: aquellos centros urbanos con un resto sustancial de tejido urbano experimentaron cambios más robustos; algunos lucharon por revivir por tener más espacio para estacionarse que razones reales para estacionarse.

Afortunadamente, no todas las ciudades cayeron bajo el truco del efecto Portman. En 1978, Washington, DC, derrotó rotundamente un plan demente que implicó derruir el Teatro Nacional (1835), el teatro legítimo más antiguo que opera continuamente en el país donde aparecían prácticamente todos los actores más importantes de la historia estadounidense. No mucho antes de la propuesta de demolición, el teatro se sometió a una renovación de $ 1 millón. Portman buscó reemplazarlo y a casi todo un bloque de estructuras variadas con dos edificios de usos mixtos no menores a 16 pisos. Argumentó en contra de salvar al teatro o crear un nuevo teatro en el interior, diciendo que interferiría con el diseño y la economía del nuevo proyecto.

Downtown Boston, as seen from the harbor. Image via Wikimedia
Downtown Boston, as seen from the harbor. Image via Wikimedia

Aproximadamente al mismo tiempo, Boston se resistió al atractivo de Portman advirtiendo contra un proyecto propuesto allí, el columnista del Boston Globe, Ian Menzies, escribió: "El problema es que Portman está vendiendo un paquete arquitectónico que se puede colocar en cualquier ciudad... podría ser un desastre para Boston. Tiene que llegar un momento en que los arquitectos, planificadores y desarrolladores distingan entre las ciudades estadounidenses, reconozcan sus diferentes personalidades y características, y no coloquen o superpongan un paquete de edificios plastificados en cada ciudad estadounidense como lo harían con una caja de cereal distribuido nacionalmente... Boston no necesita Portman, incluso si Atlanta lo hace; necesita un arquitecto verdaderamente nuevo y distinguido que pueda mezclar el futuro con el pasado para mantener una escala de valores donde los edificios sirvan para complementar al hombre, no para abrumarlo."

Lamentablemente, esto se podría decir sobre prácticamente todas las ciudades con proyectos importantes de Portman. Por ejemplo, Nueva York, conocida supuestamente como una fuente de diseño creativo, adoptó a Portman como el potencial salvador de Times Square. Embargando a su grupo de desarrollo con enormes subsidios públicos, el estado y la ciudad permitieron a Portman demoler dos teatros irreemplazables de Broadway: The Morosco y Helen Hayes, junto con un bloque urbano diverso que incluía teatros más pequeños y un hotel de tamaño mediano recientemente restaurado. En su lugar, Portman construyó una monstruosidad de 56 pisos, un búnker descomunal con un teatro oscuro, ausente de todas las cualidades de los históricos destruidos. No olvidemos que en la década de 1970, Nueva York otorgó un bono de zonificación a los edificios nuevos que contenían un nuevo teatro, pero no tenía ninguna bonificación por preservar las gemas más antiguas.

Este desastroso desarrollo debería usarse como una guía para tener presente lo que ninguna ciudad debería hacer jamás. Ignoraron las protestas ruidosas y muy públicas protagonizadas por luminarias de teatro (dirigidas por Joseph Papp) apoyadas por multitudes. La ciudad no estaba dispuesta a obligar a Portman, –a cambio de grandes beneficios públicos– a trasladar el proyecto a un sitio alternativo disponible de igual tamaño que no significara nada para él. Incluso se negaron a considerar un diseño alternativo bien elaborado que habría construido el hotel sobre teatros históricos, utilizando los pisos inferiores. El vestíbulo de Portman estaría en el séptimo piso y podría haber albergado fácilmente los dos teatros históricos debajo de él.

John Portman's Mariott Marquis Atlanta. Image via Wikimedia
John Portman's Mariott Marquis Atlanta. Image via Wikimedia

Se produjo un ultraje tras otro, todo por un proyecto inexcusablemente mal concebido. "Los edificios de Portman son emocionantes sin ser interesantes", escribió Michael Sorkin en el Wall Street Journal. "Paradójicamente, sus edificios gritan sus aspiraciones al urbanismo, carecen virtualmente de un sentido del mismo... como naves espaciales gigantes que ofrecen encuentros cercanos con la ciudad, pero lejos de ella". Todos los argumentos en contra de la alternativa de construcción (tiempo, costo y duración) parecían huecos. Actualmente solo quedan los restos del viejo Times Square.

Estos proyectos también establecen precedentes peligrosos, proporcionando una fórmula tanto para los desarrolladores como para los funcionarios de la ciudad, desesperados por revivir sus decadentes centros urbanos. Las llamadas asociaciones público-privadas, era en realidad desarrollos privados subsidiados públicamente. Los proyectos de Portman, fueron hechos para crear fotos dramáticas (actualmente algunos todavía parecen deslumbrantes en los blogs de arquitectura), pero a menudo son lugares urbanos terribles.

Peor aún, en lugar de reactivar los centros urbanos previstos, a menudo los obstaculizaban y por una buena razón: demolición excesiva del tejido urbano en declive, acompañada con su reemplazo a gran escala heterotópico que no teje la ciudad. Simplemente reemplaza una multitud de usos con uno único, a menudo estéril. Lo mismo es cierto para las llamadas "ciudades en retroceso", donde demasiados edificios perfectamente viables fueron demolidos. Las demoliciones masivas nunca han provocado la reducción; de hecho, exacerbaron el problema. La estrategia más sabia y mucho más barata habría sido invertir a nivel del vecindario para frenar la contracción.

Una y otra vez, la promesa de Portman fue un espejismo, nunca cumplió su promesa, su toque arquitectónico borró el daño urbano. Prácticamente en todos los proyectos, las voces que señalaban los engaños fueron ahogadas por una combinación de funcionarios públicos y desarrolladores de bienes raíces que finalmente ganaron. Un hilo común se extiende a través de todo esto. "Para cada problema complejo", dijo H.L. Mencken una vez, "hay una respuesta clara, simple e incorrecta".

Este artículo fue publicado originalmente en Common Edge como "Will Detroit ever Fully Recover from John Portman's Renaissance Center?" Dicho articulo es una continuación de una pieza publicada el 28 de agosto titulada "A Critical Reassessment of John Portman? No, His Buildings Were Resolutely Anti-Urban."

John Portman, el famoso arquitecto estadounidense, falleció el 29 de diciembre de 2017. Es conocido por su amplia trayectoria en todo Estados Unidos y el mundo, a menudo con edificios diseñados alrededor de atrios.

Sobre este autor/a
Cita: Brandes Gratz, Roberta. "El urbanismo que olvidó su esencia: el legado de John Portman en Detroit" [Urbanism that Forgot the Urban: John Portman's Legacy in Detroit] 13 sep 2018. Plataforma Arquitectura. (Trad. Arellano, Mónica) Accedido el . <https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/902005/el-urbanismo-que-olvido-su-esencia-el-legado-de-john-portman-en-detroit> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.