Agrandar imagen | Ver tamaño original
Es cierto que los humanos tenemos una mayor adaptación porque podemos acostumbrarnos a todo tipo de espacio. Sin embargo, después de conocer al propietario, fue un problema el cómo organizar las funciones considerando la estética frente a los diversos estilos de vida. Cuando nos hablaba sobre sus gustos y necesidades, que eran tantas que no podíamos contarlas con los dedos, pensamos que el espacio de 14 metros no era suficiente. En el manejo del espacio, primero, tenemos que analizar las diversas acciones. Proponemos homogeneidad, tiempo y altura. Los ejemplos de homogeneidad incluyen la cocina y la mesa de comedor, que tienen funciones constantes. El tiempo significa el uso consciente del lugar, como mirar televisión, comer y conversar. Aunque dormir es un comportamiento a largo plazo, es inconsciente. La altura es un hallazgo interesante. Por ejemplo, nos acostamos cuando dormimos. Nos sentamos cuando trabajamos y leemos. Estamos de pie cuando caminamos. Dependiendo de este concepto, colocamos el estilo de vida en el espacio. Las posiciones corporales se pueden definir y, al mismo tiempo, se va formando la base. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir