Agrandar imagen | Ver tamaño original
Diseñar una casa no es tarea fácil. Se trata de un proyecto de íntima importancia para el cliente, además de ser lo suficientemente pequeño para que cada gesto tenga un impacto significativo. Si se cuenta con la participación de los clientes en el proceso de diseño, puede resultar en un espacio mágico. El arquitecto y autor Duo Dickinson describe en este artículo de opinión su experiencia con un proyecto de este tipo, observando el trabajo con ojos claros y una visión del futuro. Este artículo fue publicado originalmente por Dickinson en su blog Saved by Design. Al diseñar un lugar, tal vez hace ocho años, primero llevé a mi cliente a una serie de proyectos que yo había construido. Es un ser humano muy reflexivo, para él, las desiciones no son reacciones, son reflexiones y deducciones. Después de ver estos proyectos, respondió con gran entusiasmo que uno de ellos albergaba un interior que él, y su compañero, amarían. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir