Agrandar imagen | Ver tamaño original
El requisito principal para este proyecto era ofrecer un lugar de retiro para sus ocupantes, todos con un estilo de vida urbano agitado. El cliente adquirió una propiedad, de 35 hectáreas y con magníficas vistas, a las afueras de Pretoria. La casa debía tener un fuerte vínculo con el paisaje inmediato y los espacios habitables tenían que abrazar el entorno, separándose de la asignación de espacio convencional. Dado que la parte principal de la casa estaría habitada por solo dos usuarios permanentes, se solicitaron espacios amplios y los espacios de vivienda en una sola planta. Las suites de invitados estarían separadas y no integradas en la circulación de la casa principal. Prados naturales inclinados y majestuosas vistas conforman el diseño de una vivienda parcialmente sumergida en la colina. Se permite que las hierbas de Veld fluyan continuamente sobre una parte del techo y que la vegetación impregne el interior a través de un invernadero ubicado en el centro del edificio. Los espacios habitables están orientados alrededor del invernadero para hacer un uso óptimo de las vistas circundantes. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir