Agrandar imagen | Ver tamaño original
La casa se pensó a partir de los atributos de la ladera nor-poniente donde se emplaza y de las dificultades de la construcción en pendiente. El terreno tiene una proporción de 1:10 desde el camino hasta el cambio de las aguas entre el Cajón del Arrayan y el Cajón del cerro Pochoco -en las afueras de Santiago-, conservando flora y fauna endémicas de Chile. Se va, en forma ascendente, desde quillayes y litres, en la parte baja, hasta puyas y cactus en la cima. Por la ladera suben las corrientes de viento caliente de la tarde, atrayendo el vuelo de distintos pájaros, incluyendo águilas y cóndores. La casa se inserta en esta relación entre el suelo y el viento de la pre-Cordillera. Luego de varias visitas de observación y medida, se definió un lugar despejado de árboles –a una altura inicial del sitio-, en el que se tiene una vista abierta al valle próximo y la ciudad lejana. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir