Cómo la teoría de la arquitectura ha distanciado a las personas del diseño arquitectónico

Cómo la teoría de la arquitectura ha distanciado a las personas del diseño arquitectónico

Este artículo se publicó originalmente en Common Edge como "Cómo la 'teoría' arquitectónica desconecta la profesión del público".

Cualquiera que sea la forma (personal, teórica, académica), los arquitectos frecuentemente se desvían hacia el ámbito filosófico cuando tienen que defender decisiones de diseño subjetivas. Personalmente, esto puede ser justificable. Pero profesionalmente, esta confianza en el giro cuasi filosófico es una de las formas fundamentales en que la arquitectura difiere de otros pilares prácticos de la sociedad, como el derecho, las finanzas o la medicina. Esas disciplinas se basan en estructuras de conocimiento (precedente o normativa, economía y ciencia, respectivamente) que median entre las decisiones profesionales y el juicio subjetivo.

La falta de un mediador, entre las preferencias personales y las prescripciones formales de la arquitectura, puede generar una desconexión entre los arquitectos y las personas para las que diseñan. Y por una buena razón: los clientes esperan un sistema de razonamiento empírico para respaldar la creación de algo tan fundamental como su vivienda. Como resultado, la preocupación principal por la disciplina debería residir en desarrollar una estructura de conocimiento que pudiera distinguir entre juicios subjetivos y decisiones de diseño.

Aunque el academicismo se encuentre, en gran parte, separado de la filosofía, la teoría arquitectónica, que se remonta a Vitruvio, es filosófica en cuanto a discernir el razonamiento detrás de las decisiones arquitectónicas. Al referirse a la teoría arquitectónica en la Enciclopedia de Filosofía de Stanford, Saul Fisher señaló que "... los autores en la tradición han estado (y están) en los arquitectos principales que buscan dar cuenta de lo que ellos y otros hacen, y deberían hacer, en arquitectura". En otras palabras, la "teoría" arquitectónica está escrita principalmente por arquitectos para arquitectos y, según el nivel de creencia de cada uno se justifican las decisiones de diseño o se confunde a los detractores reacios en una sumisión desconcertada. ("Parametricismo", alguien?)

© Helene Binet
© Helene Binet

Aunque existen algunas raras excepciones de filósofos que se involucran con la arquitectura, los dos campos tienen una superposición formal limitada, aunque hemos presenciado una expansión considerable durante la segunda mitad del siglo XX. Muchos de los arquitectos más consagrados pasaron a involucrarse más profundamente con la filosofía durante las últimas décadas, un flirteo que culminó en una de las más prolíficas alianzas: Peter Eisenman y Jacques Derrida durante la elaboración del proyecto para el Parc de la Villette en París. Vale la pena señalar, sin embargo, que Eisenman se apropió felizmente de esta relación íntima de trabajo con Derrida, a lo que el autor Stefano Corbo llamó "un ejercicio astuto de auto-posicionamiento dentro del debate arquitectónico".

Al recordar este período en 2013, el editor de la revista Architect, Ned Cramer, resume la era diciendo que "Pensadores profundos como Michel Foucault y Jacques Derrida estaban de moda cuando estaba en la escuela, a finales de los años 80 y principios de los 90 - el detrimento ocasional de la educación arquitectónica actual, si me preguntas ”. Mientras Cramer celebraba lo que él cree que es un reemplazo contemporáneo de la teoría con el pragmatismo, podría argumentarse fácilmente que la antigua tradición vive en el zeitgeist actual. Esto es quizás más evidente a través del cartel del pragmatismo arquitectónico visionario de hoy, Bjarke Ingels, quien una vez fue descrito por la revista Smithsonian como "una solución elevada de resolución de problemas a una filosofía". Si bien el enfoque de Ingels se puede caracterizar como una forma ingeniosa de marketing cultural (mejor dicho marca), es, sin embargo, una filosofía personal en la medida en que se utiliza para explicar las decisiones detrás de los diseños de su empresa.

© Grupo Bjarke Ingels. Propuesta de ImageBIG para el campus de Axel Springer en Berlín
© Grupo Bjarke Ingels. Propuesta de ImageBIG para el campus de Axel Springer en Berlín

Entonces, ¿por qué los arquitectos han confiado tan ciegamente en conceptos filosóficos para defender sus proyectos? La naturaleza abstracta y generalista del discurso filosófico parece ser perfecta para aquellos que buscan justificaciones simples para decisiones arbitrarias. Si se utiliza inteligentemente, esta estrategia puede ser una gran aliada contra las críticas - imposible de comprobar o desmentir y, en el mejor de los casos, poética suficiente para parecer relevante e inspirar seguidores.

El problema de todo esto es que la arquitectura es, ante todo, un refugio. Esto pone a nuestra disciplina en el fondo de la jerarquía de Maslow, como una necesidad social fundamental. Instintivamente comparable a profesiones como derecho, finanzas o medicina. Sin embargo, una característica clave dentro de esas disciplinas es que casi siempre se espera que las decisiones profesionales estén respaldadas por algún tipo de evidencia empírica. Además, con frecuencia se espera que esta verificación ocurra de manera sistemática, a través de una estructura de conocimiento preexistente y bien documentada.

Entre el juicio personal y el cumplimiento de la ley, por ejemplo, existen las leyes y los códigos (según el lugar donde uno viva); entre el privilegio y la distribución del capital, está la economía; entre la salud y la administración del tratamiento médico, está la ciencia. Estos sistemas deberían ser tan buenos como las personas que los llevan a cabo, aquí entra en juego la responsabilidad, que es la que los puede llevar a cometer la mayoría de sus fallas. La existencia de una estructura de toma de decisiones en cada disciplina es irrefutable. La arquitectura, por otro lado, no tiene su propia estructura de toma de decisiones aceptada para el diseño, excepto para sistemas como las normas de construcción o las proporcionadas por agentes externos. Más allá de las restricciones estipuladas, simplemente se espera que los arquitectos lleguen al diseño de un edificio, como mejor les parezca.

Esta aparente libertad puede hacer que la tarea de diseño sea más significativa para los arquitectos, sin embargo, la falta de tal estructura puede resultar en un gran desequilibrio entre aquellos pocos que proyectan y aquellos tantos que habitan los espacios construidos Los clientes comunes esperan algo tan tangible como un edificio para ser entendido a través de una estructura de conocimiento muy parecido a otras tantas profesiones que impactan directamente en sus vidas - y el descubrimiento de que no lo es, es simplemente desconcertante.

Ahora, intentemos imaginar cómo sería la arquitectura si existiera un elemento mediador entre los juicios subjetivos y las decisiones objetivas en un proyecto de arquitectura. Una plantilla estandarizada que pudiera ser utilizada como punto de partida y también como forma de orientar nuestras decisiones de diseño. Este sistema podría transformar la práctica de la arquitectura en una referencia social pasible de comprobación, elevando el nivel medio de los proyectos de arquitectura logrando atender mejor a una mayor parte de la población, principalmente aquellos que esperan más compromiso de los profesionales que construyen los edificios y las ciudades donde viven. 

© Gregori Civera. Imagen La Muralla Roja
© Gregori Civera. Imagen La Muralla Roja

Esto no sucederá de la noche a la mañana. Sistemas como el derecho común, la economía y la ciencia se desarrollaron durante miles de años, y en la arquitectura no hay un sistema listo todavía. Sin embargo, es dentro del campo de la psicología ambiental que podrían existir los principios de tal sistema de conocimiento, tanto que Saul Fisher se refirió a él como una "píldora mágica" en su artículo examination of philosophy in architecture. Describiendolo como algo que "... identifica maneras en que factores ambientales como color, forma, luz y el patrón circulatorio pueden moldear nuestras reacciones visuales y patrones de comportamiento dentro y alrededor del entorno construido". También señaló que "A partir de estas ideas empíricas, podemos crear restricciones en principios de diseño arquitectónico que guíen al proyectista, y diseñen soluciones correspondientes a problemas de diseño particulares ".

Iniciativas tales como el modelado de comportamiento, métodos estructurados para recopilar datos sobre el uso del espacio público y una comprensión científica de cómo las personas perciben los edificios, son solo algunas de las herramientas que se están desarrollando y que encajan directamente en este ámbito. Tales conceptos son prometedores para un uso generalizado en la arquitectura, aunque exista un largo camino para que puedan ser aplicados sistemáticamente o para ser públicamente validados y aceptados.

Afortunadamente para los arquitectos, eso suena como un problema de diseño.

Sobre este autor/a
Cita: Brady, Ross. "Cómo la teoría de la arquitectura ha distanciado a las personas del diseño arquitectónico " [How Architectural Theory Distances People from Design] 21 oct 2018. Plataforma Arquitectura. (Trad. Caballero, Pilar) Accedido el . <https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/904317/como-la-teoria-de-la-arquitectura-ha-distanciado-a-las-personas-del-diseno-arquitectonico> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.