Agrandar imagen | Ver tamaño original
Unidades culturales comportan un centro de creación urbana y economías experimentales, partiendo de la transformación de instalaciones vandalizadas. La intervención propone confrontar la necesidad de espacios de colectividad, ante la evidencia de ingentes vacíos y estructuras precarizadas, comunes en el centro de la ciudad. Apuesta por ocupar un edificio violentado durante protestas de calle, para su rescate como infraestructura cultural, articulando una serie de emprendimientos impulsados por grupos de artistas y comunidades locales. El proyecto logra acceder a un programa de financiamiento del estado que habilita dotación técnica y herramientas culturales, previendo adoptar contenedores de mercancía como dispositivos que acogerán los espacios del núcleo, una vez que fueron fletados para transportar el equipamiento. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir