Agrandar imagen | Ver tamaño original
Cuando hablamos de Le Corbusier, parte de su obra, sobre todo las primeras villas en las que estuvo trabajando de la mano conjunta de Pierre Jeanneret, queda apodada bajo el nombre de “Villas Blancas”. Es curioso que este color, el blanco, quede asociado al nombre del arquitecto; y no posea, como ocurre en el caso de algunos pintores, una etapa “azul” como Picasso o una etapa “oro” como Klint.   ¿Cuándo, y por qué, fue acuñado dicho término de “Villas Blancas” de Le Corbusier? ¿Es acaso posible que la blancura de sus edificios haya sido malinterpretada, como ocurre con el arte griego? Una idea, dicha blancura, muy útil para cimentar las bases del neoclasicismo en su época, pero totalmente alejada del abanico de colores con los que gozaban dichas obras en el periodo helénico. Cogiendo el caso de la más que conocida Villa Savoye, las cartas del contratista hacia Pierre Jeanneret y el propio Le Corbusier (tratando aspectos ya más relevantes de las últimas etapas de la construcción, como es la elección de los revocos y los colores de los muros) nos dan una idea de cuan distintamente entendían la naturaleza o el lenguaje del color ambas partes. La imagen que nos llega del cliente es la de que hay que obligar al arquitecto suizo a pintar de blanco sus coloridas casas: Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir