Agrandar imagen | Ver tamaño original
El proyecto reconoce una escala barrial emplazándose a lo largo del predio, logrando una altura media para aprovechar al máximo la fachada norte. Orientamos la vivienda hacia el exterior, donde las visuales, los vientos y la iluminación natural gobiernan todos los espacios, y se logra diluir la marcada frontera entre interior y exterior. El balcón es un espacio decididamente integrado a los distintos eventos del habitar, proyectados sobre un telón que enmarca las montañas de Medellín como fondo de cada espacio. La planta se resuelve en galería, desarrollándose en cuatro usos lineales que atraviesan longitudinalmente la nave logrando solucionar las diferentes tipologías métricas con un único esquema que estructura el espacio y conserva las calidades conceptuales con flexibilidad. Liberamos el primer nivel, presentando un lobby generoso que absorbe las diferencias del relieve. El desarrollo en altura permite especular con los quiebres de los balcones que en su repetición plantean el reto de no volverse monótonos y adoptando como propias las innumerables relaciones de la luz sobre estos. El remate en cubierta se plantea un mirador sobre la ciudad que alberga las áreas colectivas y plantea una transición entre la obra construida y el cielo. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir