Agrandar imagen | Ver tamaño original
Una peluquería para todos los públicos, con cierta tendencia femenina, elegante y joven. Con estas premisas nos llega Sonia Portela para el diseño de su primera peluquería como proyecto personal y con intenciones claras de marcar una tendencia estética que represente su ética profesional y a su target de clientes. El local, anteriormente ya destinado al mismo uso, estaba anticuado, frío, con detalles que nos trasladaban a los años 80, el uso de carpinterías doradas, expositores de cristal y un sinfín de combinaciones que marcaban las intervenciones sin criterio con el paso de los años. El punto de partida para nuestro proyecto era captar la atención del viandante. El potencial cliente en un bulevar de alto tránsito peatonal tenía que sentir la presencia del establecimiento. Para ello llevamos la fachada a la línea exterior del local, marcando la entrada para dirigir al cliente y a su vez generar una sala de espera abierta y llena de luz natural. Creamos un diseño reticular con carpintería de hierro lacado negro para potenciar la sensación de elegancia tradicional que representa a esta profesión. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir