Agrandar imagen | Ver tamaño original
La casa domina con discrección el lugar, recostándose en la ladera natural junto a las hermosas encinas existentes y abriendo los ojos sobre el paisaje y la ciudad de Cáceres. Desde esta posición dominante la casa trata de ser respetuosa con el entorno natural-artificial, estableciendo vínculos formales y constructivos con el entorno próximo y el casco histórico de Cáceres. En su ajustada dimensión, la casa quiere ser un palacio para sus usuarios, afirmando este noble carácter por medio de una extrema sencillez en su organización, y una rigurosa construcción tradicional de su volumen. De esta forma, al exterior, la casa se manifiesta como un sencillo volumen prismático de planta cuadrada, de dieciséis metros de lado, construida con muros de piedra cuarcita cacereña. En cada uno de los lados se disponen tres huecos de ventana, de dos metros diez centímetros, enmarcados con piedra de granito extremeño de tono cálido. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir