Agrandar imagen | Ver tamaño original
Hace poco me enteré que la palabra 'testa', en italiano, significa 'cabeza'. Pensé en Clorindo Testa y en lo acertado de su apellido. Ayer se cumplieron 95 años de su nacimiento. Dueño de una infinita creatividad y carisma, fue de esas personalidades que aparecen cada 100 años. En él convivía la inteligencia del arquitecto con la sensibilidad del artista, la exactitud del profesional con la alegría del niño, la grandeza con la humildad. No le temblaba la mano a la hora de curvar la línea o imprimir de color al plano. Con motivo de su aniversario, recordamos algunas de sus frases y anécdotas. El chico de Esther Cuando le preguntaron a Clorindo Testa por la propuesta del Centro Cívico de la Pampa: “…ese concurso, también fue importante porque viste, era uno de los primeros concursos que uno ganaba. En el año 55´. Entonces, vos podes pensar que es un apoyo moral, te incita, te demuestra que sos un buen arquitecto. Pero, todo eso se acabó, se terminó de golpe, cuando le dijeron al interventor [...] que era de la Pampa: “el que ha ganado el concurso es un Arquitecto que se llama Clorindo Testa”. Y Entonces el interventor dijo: “Pero ese es el chico de Esther”. Con lo cual toda la importancia del concurso terminó, en que el chico de Esther lo había ganado. Esther era mi mamá, que era de la Pampa. Entonces se conocían de chicos con él. El concurso del Centro Cívico de la Pampa, en realidad, lo ganó el chico de Esther. Que era yo.” [1] Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir