Agrandar imagen | Ver tamaño original
Un apartamento de 1920 transformado en un optimizado espacio para una pareja joven en Estocolmo. Las tres características principales de la renovación son una larga pared de cocina, una pared de instalaciones y almacenamiento en el baño y una pared de armario de dormitorio. Todos estos muros contienen cuidadosamente todas las características de almacenamiento y funciones prácticas, al tiempo que crean una sensación de profundidad y articulan diferentes funciones de los espacios. La pared de la cocina de 7 metros de largo, situada en una gran sala multifuncional que anteriormente era dos salas más pequeñas, se divide en un grupo de subcomponentes, cada uno con su propia función separada. Al dar a los componentes (horno, encimera, lugar para sentarse, etc.) su propio marco articulado, la pared de la cocina se convierte en una composición lúdica con profundidad y variación, que le da nueva vida al espacio y prepara el lugar para las interacciones sociales y la vida cotidiana. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir