Agrandar imagen | Ver tamaño original
“El subsidio que entrega el Estado a las familias, constituiría una inversión social que transforma a la vivienda en un bien de capital que debiese lograr la movilidad social. A partir de estos conceptos se toma la decisión de concentrar los recursos económicos del proyecto en obtener un proyecto terminado y consolidado en sus espacios exteriores, por el contrario se decide entregar en condición de “obra gruesa habitable” el interior de los departamentos. Serán los usuarios los encargados de finalizar las obras de terminación al interior de sus viviendas.  La familia recibirá un bien de capital en el cual puede invertir, sin afectar al conjunto. Se lograría una exitosa consolidación del entorno, valorizándose el barrio y construyéndose mejores condiciones para el desarrollo del capital social”. (Arriagada, 2002) Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir