Agrandar imagen | Ver tamaño original
El proyecto se ubica al interior de un condominio de sitios de 5.000 m2. Pese a eso plantea una tipología que repite a escala la configuración de una manzana típica del centro de Guayaquil, en la que las construcciones, adosadas, ocupan el perímetro de la cuadra dejando sus patios hacia el interior del terreno. Si quitáramos las divisiones, tendríamos una edificación continua con un gran patio interior. Siguiendo el molde anterior, aquí el conjunto de recintos se organiza alrededor de un patio central mediante un corredor interno en un sistema cuadrado. Este patio conecta visualmente todos los recintos y garantiza un paisaje propio para la casa. A cada recinto se le dio la forma de estar adosado a los recintos contiguos, mediante cubiertas propias y salientes en la fachada continua. Así, la lectura del total reconoce unidades ciertamente independientes pero pertenecientes al mismo sistema, cuestión que se observa en el ejemplo extraído de la ciudad. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir